Claves para entender y mejorar la Productividad (IV – Proyectos y Operaciones)

barchartNueva entrada  de la serie sobre productividad  que comenzó aquí. Sigo desarrollando ejemplos sobre la manera de medirla, y la relación con proyectos y operaciones.  Si te interesan estos temas, no dudes en contactar conmigo vía LinkedIn, y si tienes tiempo te agradezco que dejes algún comentario o recomendación.

Retomo el ejemplo del libro y la comparación de la productividad entre dos autores, cuando uno escribe el doble de páginas que otro en el mismo tiempo, y por lo tanto podemos pensar que es el doble de productivo. Lo fundamental es darse cuenta de que con esta medida de velocidad pura estamos capturando sólo una pequeña parte del valor (calidad) que intuitivamente atribuimos a los libros. Nada nos dice sobre si el libro es didáctico, entretenido, escrito con buen estilo, etc. Incluso si preferimos el libro de más páginas por el mismo precio, pero luego nos defrauda su contenido, es muy difícil que volvamos a comprar más libros de ese mismo autor.

carsraceNo quiero decir con esto que lo que he llamado velocidad pura no sea un indicador interesante de medir. Por ejemplo, si el objetivo fundamental de una editorial es que el libro esté listo para promocionarlo en una feria anual que tiene fecha fija,  y hay poco tiempo para escribirlo, se decantarán por el autor más veloz. Claro está que asumiendo el riesgo de que los compradores no evalúen el valor de la misma manera, y especialmente a largo plazo autor y editorial queden asociados a una baja calidad. Pero lo que quiero resaltar es que la velocidad pura es un objetivo perfectamente lícito, siempre que se comprendan los riesgos.

Lo intuitivamente correcto, para el caso del libro, es que además de la velocidad equilibremos otros indicadores y llevemos a cabo ciertos procedimientos que se ajusten mejor al concepto de valor, sobre todo pensando en el valor percibido por el cliente. Quizás haya días que el propio autor decida tomarse un cierto descanso ante un bloqueo, para luego rehacer una parte de lo ya escrito. Seguramente existan varias personas revisando el contenido, corrigiendo erratas y aportando nuevas ideas.

checklist

Lo que hay detrás de esto es que la experiencia profesional y el compromiso de calidad guían  los buenos profesionales hacia una mayor consecución del valor, aunque puntualmente vaya en contra de la velocidad. A medio y largo plazo eso se tiene que traducir en ventas recurrentes, mejor imagen de marca, etc. Esto es propio de los trabajos creativos, tener que equilibrar velocidad con otras consideraciones de calidad no siempre evidentes a corto plazo.

Pensemos ahora en otro caso significativamente distinto. Tenemos que traducir un libro concreto de castellano a inglés, y pedimos presupuesto a dos traductores. Resulta que ambos están dispuesto a hacerlo por el mismo precio, pero de nuevo uno de ellos lo hace en la mitad de tiempo. Ahora sí que parece mucho más claro que la velocidad pura captura una gran parte del valor, y preferimos al más rápido. Desde luego nos pueden surgir dudas sobre la cualificación de uno y otro, pediremos referencias de traducciones anteriores, y según vayamos recibiendo entregas quizás convenga que haya otro experto que las revise. Una vez convencidos de que la cualificación y el compromiso del traductor son válidos, el más rápido gana.

¿Qué es lo que ha cambiado en este caso con respecto a escribir un libro? Principalmente que el resultado final esperado del trabajo es mucho más predecible. Idealmente ambos traductores cualificados entregarían exactamente la misma traducción literal, de manera que velocidad o precio son factores determinantes para compararlos. Estamos hablando, como sabrán los que conozcan el término, de una commodity.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Termino resaltando el paralelismo entre los ejemplos descritos y la diferencia entre operaciones y proyectos. El caso del libro nuevo es análogo a un proyecto, con un resultado único, mayor incertidumbre acerca del resultado final, y posiblemente ciertas labores creativas. El de la traducción se asemeja a las operaciones, un proceso repetitivo cuya expectativa de resultado correcto es más fácil de medir desde los inicios. Seguramente también más sencillo de automatizar.

Otra de mis reflexiones es que en un caso real raramente hablamos de proyectos u operaciones puros, sino que tienen características mixtas, espero escribir en el Blog sobre este tema más adelante.

En la próxima entrada, que será la última de esta serie, abordaré unos consejos más prácticos para la mejora de la productividad, pensando en un contexto sobre todo de proyectos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gestión, Tecnología y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Claves para entender y mejorar la Productividad (IV – Proyectos y Operaciones)

  1. Pingback: Claves para entender y mejorar la Productividad (III – Valor) | Ideas de un Project Manager – José Julio López

Deje una Respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s